viernes, 28 de noviembre de 2014

DESENCUENTRO ÍNTIMO. (Saigón 23)

Antes de que me haya ido
          para beber de otro viento,
                    permítemete que te escriba
                              solitariamente y quieto.

Me aferré a tu mentira;
          La realidad no incluía tus besos.
                    Pensarás que no fue nada;
                              tan sólo un sentimiento blasfemo.

Fue, en realidad nada más.
          Si acaso, desenfreno.
                    Te irás, y no serás despedida.
                              Tan sólo un íntimo desencuentro.

Y mientras caen los lamentos
      y sigue perpetuo el sueño,
           todo es un trozo de ti,
                  emocionante, pero pequeño
                       epílogo de la vida
                  que nunca se expresa en verso,
           pero deja somnolientas huellas
        del ignorado dolor ajeno
    de vivir esperando lo escrito
en la radiografía de un momento.

No hay comentarios:

Vídeos

Loading...